La subasta de Fonsana

Mañana será un día importante para todos los vecinos de este pueblo. Podría decidirse el destino final del patrimonio que fue de Fonsana.

Una empresa que generó más de 30 puestos de trabajo directos, la mayoría locales, divulgó una imagen de marca y un prestigio para la localidad donde se ubicaban los manantiales y se embotellaba un agua catalogada como medicinal, La Cabrera.

Sale a subasta pública la nave como principal activo, pero sobre esta, se ha iniciado un expediente de catalogación como patrimonio histórico industrial, aprobado por unanimidad en el pleno del mes pasado. Esta circunstancia hace que sea el ayuntamiento, y por tanto La Cabrera, quien tenga más opciones de convertirse en su próximo propietario. Aunque no lo será a cualquier precio.

También saldrá a subasta el resto de patrimonio y unidad productiva: maquinaria, pozos, marcas, licencias y permisos, etc. Nos enfrentamos a un proceso complicado, incluso siendo los que mayor importe ofertemos, podemos quedarnos fuera de la adjudicación si el precio ofertado no supera un límite en la recuperación de la masa de deuda que tiene con los acreedores.

En este proceso y sin adelantar acontecimientos, ni generar falsas ilusiones ni vanas expectativas, se abre el camino a una inversión importante, se pone a trabajar parte del dinero en efectivo, que el ayuntamiento tiene paralizado en el banco desde hace años, se adivina un negocio potencial que habrá que detallar y desarrollar y no menos importante, gobierno y oposición, tienen un objetivo común que puede empezar a transformar la economía local de La Cabrera.

Necesitamos un proyecto de futuro común, compartido entre los miembros de la corporación y los vecinos, tenemos capacidad para generar puestos de trabajo, capacidad de inversión, acceso a subvenciones y ayudas, pero sobre todo, tenemos la necesidad de trabajar en un proyecto que genere ingresos y eleve el presupuesto local por vías alternativas al IBI y las aportaciones del estado y la comunidad autonómica.

Mañana será un día en donde se dé un primer paso en un camino de transformación o será un día más del mes de junio, en donde comentemos los acontecimientos de las últimas fiestas, a quien se adjudica una reparación o cómo van los sondeos de las elecciones repetidas.

Mañana tenemos un objetivo común, una decisión firme y unánime, que la marca que divulgó el nombre de La Cabrera, y su patrimonio histórico, pasen a pertenecer al municipio de La Cabrera y de sus vecinos.

Mañana puede ser un gran día, suerte para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *